Misa y traslado de los restos del tercer Obispo

Misa y traslado de los restos del tercer Obispo

 

En el día del 14º aniversario de la muerte del tercer obispo diocesano, monseñor Desiderio Elso Collino, una misa en su memoria y el traslado de sus restos se celebró este mediodía en la catedral Nuestra Señora de la Paz.

La misa fue presidida por el obispo titular de la diócesis, monseñor Jorge Lugones sj, y concelebrada por los auxiliares, monseñor Jorge Vázquez y monseñor Jorge Torres Carbonell; el obispo emérito de Quilmes, monseñor Luis Stöckler; y los sacerdotes presentes.

Al inicio de la celebración, monseñor Lugones señaló que monseñor Collino “está nuevamente en su casa”: “En este Año Jubilar de la Misericordia es una obra de misericordia traer a la catedral a este pastor, el tercer obispo de la diócesis”, expresó.  

Por su parte, monseñor Vázquez, en la homilía, siguió la misma línea al destacar que “en este Año Jubilar de la misericordia, podamos traer al pastor a su catedral, el pastor que más tiempo estuvo al frente de la diócesis: 29 años”.

“La vida de un pastor es la vida de alguien que trata de amar. El oficio del pastor es `oficio de amor´, como decía San Agustin. Y ese oficio de amor se expresa en el don de la vida, en el servicio de pastoreo, del obispo, del sacerdote, a ejemplo de Jesús, el Servidor por excelencia que nos amó hasta dar la vida. Y así nosotros, en nuestro ministerio, como hizo monseñor Collino, pasó dando la vida”, manifestó.

“Yo tengo que agradecerle muchas cosas. Por supuesto haberme ordenado diácono y sacerdote. Y además haber estado al lado mío en los momentos difíciles. Y eso lo hacía con todos sus sacerdotes. El estaba al lado y se jugaba por sus curas. El pastoreaba asi”, añadió.

“Le damos gracias a Dios por ese pastoreo que también lo llevó a tantas cosas importantes para la diócesis. El fue quien, en definitiva, organizó esta diócesis, siguiendo los cauces de monseñor Schell, pero fue él que la organizó y le dio más vida: el diaconado, por ejemplo, todo el empeño que puso para la creación del Seminario “De la Santa Cruz”, la casa de ejercicios, el Carmelo, la fundación “Palabra de Vida”, la palabra de Dios que trató de que llegara a todos. Fue un esfuerzo muy grande de parte de él”.

Ver más fotos

“La memoria es muy importante, y más en la Iglesia, en una diócesis, en una parroquia. Lo peor que a veces nos puede pasar es que perdamos la memoria. La historia no comienza con nosotros, ya empezó, nosotros seguimos huellas y las profundizamos. Gracias Señor por este pastor que nos pastoreó con amor durante 29 años”.

Ahora, con el traslado de las cenizas de monseñor Collino a la nave o ala izquierda del templo, debajo de la cruz, son tres los obispos cuyos restos descansan en la catedral; los otros dos son: el primer obispo diocesano, monseñor Filemón Castellano, y el segundo obispo en la historia de la diócesis, monseñor Alejandro Schell.

  


Gracias por valorar Eclesia