Con toda la Iglesia, la diócesis de Lomas de Zamora inicia el “Sínodo de la Sinodalidad”

Con toda la Iglesia, la diócesis de Lomas de Zamora inicia el “Sínodo de la Sinodalidad”


Con el lema: “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”, la Iglesia  comenzó el último domingo, el “Sínodo de la Sinodalidad”, en el marco de una misa que presidió el papa Francisco. La diócesis de Lomas de Zamora, en tanto, hará la apertura del camino sinodal este domingo 17 de octubre, a las 17, con una misa que oficiará el obispo titular, monseñor Jorge Lugones SJ, en la catedral Nuestra Señora de la Paz.  

Con la apertura diocesana del domingo comenzará una etapa de reflexión, escucha y consulta (octubre 2021 - abril 2022). Luego de la fase diocesana, un momento fundamental será la celebración de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, en octubre del 2023, a la cual seguirá la fase de actuación, que implicará nuevamente la devolución a las Iglesias particulares.
“Con esta convocatoria”, señala el Documento preparatorio, “el Papa Francisco invita a toda la Iglesia a interrogarse sobre un tema decisivo para su vida y su misión: ´Precisamente el camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio´. Este itinerario, que se sitúa en la línea del ´aggiornamento´ de la Iglesia propuesto por el Concilio Vaticano II, es un don y una tarea: caminando juntos, y juntos reflexionando sobre el camino recorrido, la Iglesia podrá aprender, a partir de lo que irá experimentando, cuáles son los procesos que pueden ayudarla a vivir la comunión, a realizar la participación y a abrirse a la misión. Nuestro ´caminar juntos´, en efecto, es lo que mejor realiza y manifiesta la naturaleza de la Iglesia como Pueblo de Dios peregrino y misionero”.

Algunos de los objetivos de este nuevo Sínodo son: vivir un proceso eclesial participado e inclusivo, que ofrezca a cada uno -en particular a cuantos por diversas razones se encuentran en situaciones marginales- la oportunidad de expresarse y de ser escuchados para contribuir en la construcción del Pueblo de Dios. Experimentar modos participados de ejercitar la responsabilidad en el anuncio del Evangelio y en el compromiso por construir un mundo más hermoso y más habitable. Examinar cómo se viven en la Iglesia la responsabilidad y el poder, y las estructuras con las que se gestionan, haciendo emerger y tratando de convertir los prejuicios y las prácticas desordenadas que no están radicadas en el Evangelio. Sostener la comunidad cristiana como sujeto creíble y socio fiable en caminos de diálogo social, sanación, reconciliación, inclusión y participación, reconstrucción de la democracia, promoción de la fraternidad y de la amistad social.

Misa de apertura del Sínodo con el papa Francisco

En la misa del domingo, el Papa dijo que “hacer sínodo significa caminar juntos en la misma dirección”. Y subrayó tres verbos: encontrar, escuchar, discernir. En el itinerario sinodal, indicó, “el Espíritu nos pide que nos pongamos a la escucha de las preguntas, de los afanes, de las esperanzas de cada Iglesia, de cada pueblo y nación. Y también a la escucha del mundo, de los desafíos y los cambios que nos pone delante” (Ver texto completo en adjunto).

Un día antes, en la jornada que marcó el inicio del proceso sinodal, explicó que “el Sínodo no es un parlamento, el Sínodo no es un sondeo de las opiniones; el Sínodo es un momento eclesial, y el protagonista del Sínodo es el Espíritu Santo. Si no está el Espíritu, no habrá Sínodo”.

Advirtió sobre algunos riesgos: el formalismo, el intelectualismo y la tentación del inmovilismo, donde “es mejor no cambiar, puesto que ´siempre se ha hecho así´-esta palabra es un veneno en la vida de la Iglesia, ´siempre se ha hecho así´-. Quienes se mueven en este horizonte, aun sin darse cuenta, caen en el error de no tomar en serio el tiempo en que vivimos. El riesgo es que al final se adopten soluciones viejas para problemas nuevos”.

Y señaló tres oportunidades: “la primera es la de encaminarnos no ocasionalmente sino estructuralmente hacia una Iglesia sinodal; un lugar abierto, donde todos se sientan en casa y puedan participar”. La segunda, ser Iglesia de la escucha. Y la tercera, ser una Iglesia de la cercanía: “Si nosotros no llegamos a ser esta Iglesia de la cercanía con actitudes de compasión y ternura, no seremos la Iglesia del Señor. Y esto no sólo con las palabras, sino con la presencia, para que se establezcan mayores lazos de amistad con la sociedad y con el mundo. Una Iglesia que no se separa de la vida, sino que se hace cargo de las fragilidades y las pobrezas de nuestro tiempo, curando las heridas y sanando los corazones quebrantados con el bálsamo de Dios”. (Ver reflexión papal completa en adjunto).

“En una Iglesia sinodal, que anuncia el Evangelio, todos ´caminan juntos´: ¿cómo se realiza hoy este ´caminar juntos´ en la propia Iglesia particular? ¿Qué pasos nos invita a dar el Espíritu para crecer en nuestro ´caminar juntos´?”.-

Por Eclesia en YouTube, el próximo domingo, viví la misa de apertura de la fase diocesana del Sínodo. (Suscribite -y activá la campana- para recibir la notificación del inicio de la celebración).

 

La buena noticia vale, y cuesta. Cuesta tiempo, fundamentalmente. Toda la producción y presentación de la noticia implica tiempo de trabajo. Pero también significa esfuerzos personales (dedicación, elaboración, investigación…) y esfuerzos económicos para el mantenimiento y renovación de los equipos y la tecnología para contar la noticia, costos de insumos, viáticos, inversión para el streaming de las misas, etc.  
Eclesia es el periódico mensual, es este portal de noticias y su extensión a las redes sociales, es el newsletter que más de 2.300 personas reciben por mail con los anticipos de las noticias. 
Con tu valoración, ante todo, y tu ayuda o tu suscripción (con débito automático mensual) Eclesia seguirá mostrando y compartiendo “lo que pasa en la Iglesia”, como desde el primer día, hace ya más de 20 años.


Gracias por valorar Eclesia