“Mártires riojanos”: charla testimonial en una parroquia de Lomas a pocos días de la beatificación

“Mártires riojanos”: charla testimonial en una parroquia de Lomas a pocos días de la beatificación

 
Con el fin de “conocerlos, homenajear su memoria y valorar su entrega a favor de los pobres”, dos religiosas de las Hermanas Azules, Germaine y Emilia, dieron hoy en la diócesis de Lomas de Zamora un testimonio sobre la vida y obra de los próximos beatos argentinos -un obispo, dos sacerdotes y un laico-, y se centraron especialmente en monseñor Enrique Angelelli con quien compartieron la vida y pastoral.

La charla se desarrolló en la parroquia Nuestra Señora de Fátima (Lomas), que organizó la presentación sobre los cuatro mártires riojanos: monseñor Angelelli, tercer obispo de La Rioja, presbítero Gabriel Longueville, sacerdote diocesano, fray Carlos de Dios Murias, sacerdote de la Orden de los Frailes Menores Conventuales, y Wenceslao Pedernera, laico y padre de familia.

Las religiosas agradecieron “la gracia de haber compartido la vida y la pastoral en La Rioja en tiempos de monseñor Angelelli” y destacaron su calidad de “pastor, obispo, hermano, amigo”.

“La beatificación significa que tenemos un compromiso con la santidad”, dijo el administrador parroquial, presbitero Daniel Martin, al dar la bienvenida a los participantes. “No nos podemos quedar sin hacer nada después de esta fiesta de beatificación. La santidad es lo que nos toca vivir cada día. A estos mártires, entre ellos el obispo Angelelli, les tocó vivir momentos muy difíciles, situaciones sociales muy difíciles, esto les tocó vivir, no es que eligieron ellos, `voy a ser mártir´, les tocó vivir esto y lo vivieron desde el evangelio”.

“Que nuestra Iglesia en Argentina, que nuestra diócesis, se llene de santos que se juegan la vida por el evangelio de Jesús”, cerró el sacerdote.

La hermana Emilia, por su parte, evocó “un contexto difícil de mucha injusticia, de mucho sufrimiento, había cosas que cambiar, y desde esas situaciones hubo quienes pensaron que el camino era la violencia y otros que pensabamos que no, entre ellos monseñor Angelleli, quien nos ayudó mucho en largas conversaciones a descubrir que había que cambiar muchas cosas, pero el camino no era la violencia armada, sino desde el evangelio”.

Postales de la charla testimonial

La hermana Germaine, en tanto, describió que el obispo mártir trabajó por “una Iglesia participativa, de búsqueda, que va más allá del mundo eclesial, del Dios encarnado en los más pobres”.

Entre los participantes de la charla, estuvieron los miembros de un grupo de hombres de la Renovación Carismática que se formó recientemente en la parroquia Nuestra Señora de Luján (J. Mármol): ellos se reúnen los viernes a las 20 y su nombre es “Mártires Riojanos”.

Testimonio completo de las religiosas en la edición de mayo de Eclesia; en el periódico de abril aparece una reseña de la vida de los próximos beatos.