Inauguró y bendijo el Obispo el cinerario de la catedral

Inauguró y bendijo el Obispo el cinerario de la catedral

En el Día de Todos los santos y vísperas  de la Conmemoración de Todos los fieles difuntos, el obispo diocesano, monseñor Jorge Lugones sj, inauguró y bendijo esta noche el nuevo cinerario de la catedral Nuestra Señora de la Paz, que está contiguo al templo, en el patio interno que da a la avenida Hipólito Yrigoyen.

La bendición del cinerario fue precedida de la misa que presidió monseñor Lugones y que fue concelebrada por el obispo auxiliar, monseñor Jorge Torres Carbonell y el párroco Hugo Barrios.

En su homilía, el obispo valoró “la vuelta a la tradición ancestral del `campo santo´, ese espacio donde los primeros cristianos enterraban a sus difuntos”, y definió al cinerario como “un lugar cerca de la oración, de los seres queridos y del Pueblo de Dios”.

Ver fotos relacionadas

Ya en la bendición, con la presencia también del obispo auxiliar, monseñor Jorge Vázquez, destacó la iniciativa de la catedral como “una obra de misericordia, en el Año Jubilar de la Misericordia" y recordó que "enterrar a los muertos es una de las obras de misericordia corporal”.

La inauguración y bendición del cinerario se da a pocos días de conocerse la instrucción Ad resurgendum cum Christo, el documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas en caso de cremación.


Gracias por valorar Eclesia