La preocupación de la Iglesia sobre el impacto del narcotráfico y las adicciones

La preocupación de la Iglesia sobre el impacto del narcotráfico y las adicciones


En el marco de la “IV Jornada sobre Narcotráfico y su impacto en la República Argentina” desarrollada en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (U.N.L.Z.), el obispo diocesano, monseñor Jorge Lugones SJ, planteó que “si realmente queremos ayudar a los más vulnerables, no podemos profundizar el descarte, todos podemos hacer algo”.

Junto al rector de la Universidad, doctor Diego Molea, con quien compartió el cierre de la jornada, el obispo valoró la iniciativa como “un espacio cualificado para tratar con profundidad la problemática y la formación de agentes que ayuden y se comprometan con esta temática, que abarca a todos los sectores de la población, pero los que más pagan son los pobres y los más débiles”. Y destacó que “desde nuestra pastoral cotidiana vemos con asombro cómo mujeres, niños y tantos otros que han caído en las adicciones, renacen a la esperanza cuando se los recibe, se les da una oportunidad, se los cuida y se camina junto a ellos”.

Lamentó que “en otro tiempo, trabajábamos con otras iglesias cristianas con los CPI, Centros Preventivos de Iglesia, pero han desaparecido; el gobierno tiene los CPA, Centro de Prevención de Adicciones, pero el de Parque Baron, por ejemplo, está cerrado”; por eso, pidió, “que no se toque el presupuesto para el trato de adicciones, ya que a la vez necesitamos incrementarlo por las dificultades que nos apremian en este sector”.

Además, monseñor Lugones describió el accionar de la Iglesia a nivel nacional y las obras que lleva a cabo como los Hogares de Cristo, e invitó “a todos los actores de la sociedad a que conozcan nuestros centros barriales, nuestros puntos de escucha, nuestros espacios preventivos que se distribuyen a lo largo y ancho de todo el país, y cada vez son más, y en eso somos testigos del milagro de la vida que se reconstituye cuando es recibida como viene y se acompaña cuerpo a cuerpo. Si realmente queremos ayudar a los más vulnerables, no podemos profundizar el descarte, todos podemos hacer algo”.

Momentos de la Jornada en la UNLZ

Jornada sobre el impacto del narcotráfico (2018)

Por su parte, el obispo de Merlo-Moreno y delegado episcopal para la Pastoral de la Drogadependencia, monseñor Fernando Maletti, integró el primer panel de la jornada sobre “Cómo prevenir la drogodependencia”, junto al presbítero Osvaldo Mouriño, delegado diocesano de la Pastoral de Adicciones, y otros especialistas.

Monseñor Maletti recordó que “intentamos acompañar esta problemática desde la prevención, el acompañamiento a las víctimas y la utopía de la recuperación”. Y se refirió al proyecto de ley del nuevo Código Penal en relación a la despenalizacion del consumo de estupefacientes como la marihuana: “Vemos la buena intención de los que buscan no criminalizar al adicto, es una locura criminalizar la enfermedad, pero intentemos pararnos desde la perspectiva de las familias más vulnerables: sin un buen sistema de salud, sin políticas fuertes de prevención, sin un sistema educativo realmente inclusivo y eficiente, el único encuentro del adicto y su familia que pide ayuda con el Estado es la justicia; despenalizar en estas condiciones es dejar abandonado al adicto”.

El padre Mouriño, en tanto, dijo que “el fuerte golpe en la matriz laboral de nuestra sociedad, la precarización aún mayor del empleo, la pérdida del poder adquisitivo del salario, la creciente deserción escolar y el resquebrajamiento familiar, son factores expulsadores de jóvenes y niños a las calles, niños y jóvenes marginados que entran en el circuito de la venta de drogas, del consumo o de ambos”.

“La Iglesia diocesana sigue siendo un ámbito que propicia el encuentro, el diálogo fraterno y diverso para la búsqueda de soluciones, pero también que exige responsabilidad y compromiso a quienes por voluntad popular asumieron la difícil pero noble e indelegable tarea de proteger a la comunidad experimentando ese amor comprometido, al cual nos insta el Papa Francisco”, agregó. (Ver disertación completa en adjunto).

El encuentro -que contó con la participación de expertos e intelectuales que se reunieron para “analizar posibles soluciones y generar conciencia sobre esta problemática”- fue organizado por la Casa de Altos Estudios, la Pastoral de Adicciones y la Pastoral Universitaria de la diócesis, y contó con el auspicio de la Asociación de Graduados de la Facultad de Derecho y la Asociación de Docentes e Investigadores de la U.N.L.Z.