La Liga de Madres de Familia entregó el premio Santa Clara de Asís, con una distinción para Eclesia

La Liga de Madres de Familia entregó el premio Santa Clara de Asís, con una distinción para Eclesia

 
La Liga de Madres de Familia entregó -en su 50ª edición- el premio Santa Clara de Asís a comunicadores de todo el país y medios de comunicación, entre ellos a Eclesia, “por su aporte a la promoción de los valores, la dignidad de la vida humana, el matrimonio, la familia, la educación, la cultura y el bien común”.

El acto tuvo lugar esta noche en el Salón Dorado de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, y en la ocasión también fueron reconocidos dos comunicadores de la diócesis de Lomas de Zamora: Valentina Podio, quien conduce los programas de radio “Granito de mostaza” y “Grupos REDd” por AM Estación 820, y el profesor y Licenciado en Filosofía, Juan Andrés Levermann, miembro de la parroquia Medalla Milagrosa (Adrogué), autor de obras literarias y dedicado al ámbito educativo.

Todos los distinguidos con el Santa Clara de Asís

Premios Sta. Clara de Asís: los distinguidos

La presidente de la Liga a nivel diocesano, Marta Muñoz, junto a integrantes de secciones parroquiales, presenciaron el acto y entregaron los premios a Eclesia y los comunicadores locales.   

La distinción -una estatuilla con la figura de la santa, realizada en madera y con una destacada cruz de bronce y el nombre de la institución en la base- la entrega la Liga de Madres desde 1966.

La Liga de Madres de Familia es una institución nacional que trabaja para lograr la estabilidad y el bienestar de la familia, contemplando todos aquellos problemas que puedan afectarla, es decir, trabaja para, por y con la familia desde hace más de 60 años.

La fiesta de la Liga de Madres de Familia

La fiesta de entrega de los premios Sta. Clara de Asís

Monseñor Manuel Moledo fue quien durante una Asamblea de la Acción Católica Argentina desarrollada en Corrientes consideró que la familia necesitaba de una institución que la promoviera a través de la mujer y la madre. Fue así que, reunido un grupo de dirigentes, muchas de ellas surgidas de las filas de la ACA, formó la institución.

Nota completa en la edición de septiembre de Eclesia