La Iglesia en Argentina celebra la beatificación de fray Mamerto Esquiú

La Iglesia en Argentina celebra la beatificación de fray Mamerto Esquiú

 
La Iglesia en Argentina celebró hoy la beatificación de fray Mamerto Esquiú OFM, con una misa que presidió el arzobispo emérito de Tucumán y legado papal, cardenal Luis Villalba, en la explanada del templo de San José de Piedra Blanca, en el departamento Fray Mamerto Esquiú, a 13 kilómetros de San Fernando del Valle de Catamarca.

En su homilía, el cardenal Villalba aseguró que “el beato Mamerto Esquiú es reconocido como una de las grandes figuras de nuestro país por su patriotismo ejemplar” ya que “iluminó el orden temporal con la luz del Evangelio, defendiendo y promoviendo la dignidad humana, la paz y la justicia”.

Misa de beatificación

“¡Alegrémonos en el Señor! Hoy es un día de fiesta. Hoy es un día de gozo”, dijo. “El gozo proviene del hecho de que un miembro de la Iglesia, un hombre de nuestra patria, un hermano nuestro, es reconocido beato, honrado e invocado como tal”.

Y explicó que la beatificación significa que “la Iglesia reconoce en él una figura excepcional, un hombre en el que se dieron cita la gracia de Dios y el alma de Esquiú para alumbrar una vida estupenda hasta alcanzar esa grandeza moral y espiritual que llamamos santidad” (ver texto completo en adjunto, abajo)

“Como sacerdote se distinguió particularmente en la predicación, ministerio por el cual fue apreciado no sólo en los ambientes eclesiales sino también en los políticos. En 1853, al pronunciar el sermón sobre la Constitución Nacional, pidiendo por la paz y la unión de los argentinos, se hace conocido en casi todos los ámbitos de la Nación. Sus llamamientos a la paz, a la hermandad y a la colaboración civil contribuyeron a crear el clima socio-cultural para el nacimiento del nuevo Estado Federal Argentino”, se relata.

“En espíritu de servicio y evangelización”, entre 1855 y 1862, el padre Esquiú aceptó también desempeñar un papel político activo, como diputado y miembro del Consejo de Gobierno de Catamarca. Consagrado el 12 de diciembre de 1880, fue además obispo de Córdoba. Se lo llamó “el obispo de los pobres” por su especial dedicación a los más necesitados, a quienes ayudó consiguiendo los medios necesarios para vivir dignamente.

Fallece en la posta de “El Suncho”, Catamarca, el 10 de enero de 1883. Fue declarado Venerable en 2006. El milagro propuesto para la beatificación se produjo en la diócesis de Tucumán, en Argentina, en 2016, en favor de una recién nacida con osteomielitis femoral grave. El 18 de junio de 2020 el papa Francisco promulgó el Decreto sobre el milagro atribuido a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Mamerto Esquiú, el paso necesario para que hoy sea proclamado Beato.

* Fotos: Prensa del Obispado de Catamarca

 

La buena noticia vale, y cuesta. Cuesta tiempo, fundamentalmente. Toda la producción y presentación de la noticia implica tiempo de trabajo. Pero también significa esfuerzos personales (dedicación, elaboración, investigación…) y esfuerzos económicos para el mantenimiento y renovación de los equipos y la tecnología para contar la noticia, costos de insumos, viáticos, inversión para el streaming de las misas, etc.  
Eclesia es el periódico mensual, es este portal de noticias y su extensión a las redes sociales, es el newsletter que más de 2.300 personas reciben por mail con los anticipos de las noticias. 
Con tu valoración, ante todo, y tu ayuda o tu suscripción (con débito automático mensual) Eclesia seguirá mostrando y compartiendo “lo que pasa en la Iglesia”, como desde el primer día, hace ya más de 20 años.


Gracias por valorar Eclesia