Beatifica la Iglesia a fray Mamerto Esquiú OFM, quien ya en 1853 pidió “por la paz y la unión de los argentinos”

Beatifica la Iglesia a fray Mamerto Esquiú OFM, quien ya en 1853 pidió “por la paz y la unión de los argentinos”


Este sábado 4 de septiembre la Argentina celebrará la beatificación de fray Mamerto Esquiú OFM, en la explanada del templo de San José de Piedra Blanca, en el departamento Fray Mamerto Esquiú, a 13 kilómetros de San Fernando del Valle de Catamarca.

La misa comenzará a las 10, será presidida por el Legado Papal, cardenal argentino Luis Héctor Villalba, y contará -por la situación sanitaria- con un número limitado de obispos, sacerdotes, delegaciones e invitados especiales. La misa podrá vivirse por la Televisión Pública y el canal Orbe 21.

El hoy Venerable Mamerto de la Ascensión Esquiú nació en Piedra Blanca, el 11 de mayo de 1826; en 1841 ingresó al noviciado de los Frailes Menores de la Provincia de la Asunción en Argentina. El 15 de mayo de 1849 celebró su primera Misa.


“Como sacerdote se distinguió particularmente en la predicación, ministerio por el cual fue apreciado no sólo en los ambientes eclesiales sino también en los políticos. En 1853, al pronunciar el sermón sobre la Constitución Nacional, pidiendo por la paz y la unión de los argentinos, se hace conocido en casi todos los ámbitos de la Nación. Sus llamamientos a la paz, a la hermandad y a la colaboración civil contribuyeron a crear el clima socio-cultural para el nacimiento del nuevo Estado Federal Argentino”, se relata.

“En espíritu de servicio y evangelización”, entre 1855 y 1862, el padre Esquiú aceptó también desempeñar un papel político activo, como diputado y miembro del Consejo de Gobierno de Catamarca. Consagrado el 12 de diciembre de 1880, fue además obispo de Córdoba. Se lo llamó “el obispo de los pobres” por su especial dedicación a los más necesitados, a quienes ayudó consiguiendo los medios necesarios para vivir dignamente.

Fallece en la posta de “El Suncho”, Catamarca, el 10 de enero de 1883. Fue declarado Venerable en 2006. El milagro propuesto para la beatificación se produjo en la diócesis de Tucumán, en Argentina, en 2016, en favor de una recién nacida con osteomielitis femoral grave. El 18 de junio de 2020 el papa Francisco promulgó el Decreto sobre el milagro atribuido a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Mamerto Esquiú, el paso necesario para que el sábado sea proclamado Beato.

Ver más del nuevo beato en: https://fraymamertoesquiu.org.ar/


Con motivo de su beatificación, el 4 de septiembre, Editorial Claretiana presenta el libro “Fray Mamerto Esquiú. Tras el corazón de un pueblo”, cuyo autor es Francisco José Bosch, con prólogo del obispo de la diócesis de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ.

En la obra se presenta al profeta, el predicador, el peregrino y el comunicador “que se desvela por la unidad del pueblo, desde una fuerte capacidad para tender puentes ante las tensiones”. “Un santo de la cultura del encuentro, en pleno siglo XIX. Un artesano de la unidad”, define el autor, en definitiva, “un hombre al servicio de la Patria, como Esquiú, es un santo de nuestra Iglesia, un ejemplo para caminar nuestros días”.

La intención, explican, era avanzar desde una perspectiva que, como bien dice monseñor Lugones en su Introducción, “nos hable del hombre de fe que ha sido capaz de adentrarse en la búsqueda incesante del bien común”.

 

La buena noticia vale, y cuesta. Cuesta tiempo, fundamentalmente. Toda la producción y presentación de la noticia implica tiempo de trabajo. Pero también significa esfuerzos personales (dedicación, elaboración, investigación…) y esfuerzos económicos para el mantenimiento y renovación de los equipos y la tecnología para contar la noticia, costos de insumos, viáticos, inversión para el streaming de las misas, etc.  
Eclesia es el periódico mensual, es este portal de noticias y su extensión a las redes sociales, es el newsletter que más de 2.300 personas reciben por mail con los anticipos de las noticias. 
Con tu valoración, ante todo, y tu ayuda o tu suscripción (con débito automático mensual) Eclesia seguirá mostrando y compartiendo “lo que pasa en la Iglesia”, como desde el primer día, hace ya más de 20 años.


Gracias por valorar Eclesia