Mensaje de Cuaresma del papa Francisco

Mensaje de Cuaresma del papa Francisco

 

En su mensaje de Cuaresma, el papa Francisco aseguró que este tiempo litúrgico que comienza con el Miércoles de Ceniza y conduce a la Pascua “está hecho para esperar, para volver a dirigir la mirada a la paciencia de Dios, que sigue cuidando de su Creación, mientras que nosotros a menudo la maltratamos”.

El lema elegido por el Papa para esta ocasión es: “Ahora subimos a Jerusalén...” (Mt 20,18). Cuaresma: un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad.

“El ayuno, la oración y la limosna, tal como los presenta Jesús en su predicación (cf. Mt 6,1-18), son las condiciones y la expresión de nuestra conversión. La vía de la pobreza y de la privación (el ayuno), la mirada y los gestos de amor hacia el hombre herido (la limosna) y el diálogo filial con el Padre (la oración) nos permiten encarnar una fe sincera, una esperanza viva y una caridad operante”, indicó el Sumo Pontífice.

Misa del Miércoles de Ceniza

Claves del mensaje (ver texto completo en adjunto)
“En el actual contexto de preocupación en el que vivimos y en el que todo parece frágil e incierto, hablar de esperanza podría parecer una provocación. El tiempo de Cuaresma está hecho para esperar, para volver a dirigir la mirada a la paciencia de Dios, que sigue cuidando de su Creación, mientras que nosotros a menudo la maltratamos”.

“En la Cuaresma, estemos más atentos a «decir palabras de aliento, que reconfortan, que fortalecen, que consuelan, que estimulan», en lugar de «palabras que humillan, que entristecen, que irritan, que desprecian»”.

Vivir una Cuaresma de caridad quiere decir cuidar a quienes se encuentran en condiciones de sufrimiento, abandono o angustia a causa de la pandemia de COVID-19. En un contexto tan incierto sobre el futuro, recordemos la palabra que Dios dirige a su Siervo: «No temas, que te he redimido» (Is 43,1), ofrezcamos con nuestra caridad una palabra de confianza, para que el otro sienta que Dios lo ama como a un hijo”.

La buena noticia vale, y cuesta. Cuesta tiempo, fundamentalmente. Pero también significa esfuerzos (dedicación, elaboración, investigación…), mantenimiento y renovación de los equipos y la tecnología para presentar la noticia, costos del hosting y soporte de este sitio, insumos, viáticos, etc. 
Eclesia es el periódico mensual, es este portal de noticias y su extensión a las redes sociales, es el newsletter que más de 2.000 personas reciben por mail con los anticipos de las noticias. 
Con tu valoración, ante todo, y tu ayuda o tu suscripción (con débito automático mensual) Eclesia seguirá mostrando y compartiendo “lo que pasa en la Iglesia”.

 


Gracias por valorar Eclesia