Las cuatro prioridades de la diócesis

Las cuatro prioridades de la diócesis

 
Con vista al 2017 y el nuevo trienio pastoral inaugurado con la “Asamblea del Pueblo de Dios” -que reunió a la diócesis el 12 de noviembre, en el colegio San José (Burzaco)-, el Consejo de Pastoral Diocesano dio a conocer las cuatro prioridades más votadas en la Asamblea, una oración para rezar por todas estas prioridades e intenciones específicas para pedir en las misas.

Las prioridades diocesanas surgidas de la Asamblea del Pueblo de Dios son:

1. Iglesia más abierta y cercana a todos
Estructuras, formas de acogida y comunicación en nuestras comunidades parroquiales, movimientos, grupos que favorezcan la cercanía. Criterios comunes en lo que se pide en relación a Sacramentos. Continuar impulsando todos los gestos de “Iglesia en salida”.

2. Iglesia solidaria y samaritana
Periferias existenciales: ancianos, enfermos, presos, adictos, víctimas de la violencia, personas con capacidades diferentes. Acompañar con hechos concretos éstos y otros sufrimientos o necesidades.

3. Compromiso social desde la fe en los adolescentes y jóvenes
Mirada a la realidad con la sensibilidad de Jesús. Incentivar en los jóvenes la participación en campañas solidarias, anuncio y gestos de servicio en comedores, hogares, hospitales…

4. Misión permanente diocesana
Conocimiento de la realidad del barrio o parroquia para llegar con la Palabra a través de los Grupos REDd, especialmente a los más alejados del templo parroquial o capilla.


“Se trata de las cuatro nuevas prioridades surgidas de la Asamblea. Salieron en este orden y son a partir de ahora las prioridades diocesanas”, señalaron desde el Consejo de Pastoral.

En este sentido, con estas cuatro nuevas prioridades, la de “los jóvenes alejados de las comunidades...” que se venía rezando, ya no se presentará como prioridad ni se pedirá en las misas como tal.


La oración (ver en adjunto, abajo) para pedir por todas las prioridades se sugiere que se pueda rezar en encuentros pastorales, de grupos, cuando vayan a planificar el año, en las comunidades religiosas, etc. 

En tanto, las peticiones específicas por cada prioridad son una propuesta para rezarlas en las misas, en el momento de la “Oración de los fieles”, o en celebraciones de la Palabra. (Ver las mismas en el adjunto, abajo). La primera petición, por ejemplo, incluye las dos primeras prioridades. Se puede elegir una cada domingo, dos o como decida cada comunidad. “Se suprime la que se venía rezando de los jóvenes. Eso no quita que se pueda rezar por ellos, pero que no se diga que es la prioridad diocesana, porque ahora son otras”, expresaron.

Ver todas las fotos de la Asamblea del Pueblo de Dios

En su mensaje de Navidad, el obispo diocesano, monseñor Jorge Lugones sj., destacó estas prioridades diocesanas votadas en la Asamblea, porque “como María y José hay que salir para encontrar, desinstalarse para buscar, hacer un audaz camino para anunciar esta buena noticia, hacer lugar para donarse al amor, dejarse iluminar para ser luz, tender los brazos para arropar y abrazar, nacer y renacer, creer para confiar y esperar”.

Y en el mensaje de apertura de la Asamblea, cabe recordar, monseñor Lugones deseó: “Queremos ver la realidad desde sus márgenes, desde las periferias existenciales y asociarnos, implicarnos en aliviar la carne de Cristo. En comunidad podemos y debemos recrear la fe en su dimensión social y la esperanza en Jesucristo que desde el Evangelio se compromete y nos promete el verdadero amor de un Dios con rostro de misericordia, dispensador de vida, lleno de ternura, y en una Iglesia que vive la opción preferencial en el servicio de los empobrecidos, débiles y sufrientes.-

Ver más fotos de la Asamblea del Pueblo de Dios