Clausura la diócesis el “Jubileo de la Misericordia”

Clausura la diócesis el “Jubileo de la Misericordia”

 

El obispo diocesano, monseñor Jorge Lugones sj, presidirá la misa de clausura del “Año Jubilar de la Misericordia” este sábado 12 de noviembre, desde las 19, en el colegio San José (Av. Espora 3355, Burzaco).

La celebración de acción de gracias se llevará a cabo al término de la “Asamblea del Pueblo de Dios”, que reunirá a la diócesis para seguir caminando “juntos hacia una Iglesia abierta, solidaria y misionera”.

Video resumen del Año Jubilar

El “Jubileo de la Misericordia”, cabe recordar, fue convocado por el papa Francisco, bajo el lema “Misericordiosos como el Padre”; comenzó el 8 de diciembre del año pasado, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, y concluirá el 20 de noviembre, fiesta de “Jesucristo, Rey del Universo”.

En la diócesis, el inicio del Año Santo se celebró el 13 de diciembre, con la apertura de la Puerta Santa de la catedral Nuestra Señora de la Paz. Y el 20 de diciembre, el mismo rito de apertura se hizo en las otras tres iglesias jubilares que representaron a las vicarías: el santuario Santos Latinoamericanos (Fiorito, Vicaria de la Ribera); el cottolengo “Don Orione” (Claypole, Vicaría Alte. Brown-San Vicente-Pte. Perón); y la parroquia Inmaculada Concepción (Monte Grande, Vicaría E. Echeverría-Ezeiza).

Apertura de la Puerta Santa en la catedral

“Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Es fuente de alegría, de serenidad y de paz. Es condición para nuestra salvación. Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados no obstante el límite de nuestro pecado”, expresó el Papa en la bula de convocatoria al Jubileo, “Misericordiae vultus” (“El rostro de la Misericordia”), que tiene los fundamentos bíblicos y magisteriales sobre la misericordia, y detalla las modalidades de desarrollo, las intenciones y los frutos esperados por el Sumo Pontífice.