Recibió a su nuevo administrador la parroquia San Vicente Ferrer

Recibió a su nuevo administrador la parroquia San Vicente Ferrer


En el tercer domingo de Adviento, el obispo diocesano, monseñor Jorge Lugones SJ, presidió esta tarde la misa en la que el presbítero Federico Piserchia inició su ministerio de administrador parroquial de San Vicente Ferrer (San Vicente).

De este modo, el padre Piserchia sucedió al presbítero Francisco Rocchio, quien a los 76 años y con 43 de ministerio sacerdotal fue nombrado párroco emérito. 

En su homilía, el obispo le dijo a Piserchia que “no te apoltrones acá adentro”, usando un término que él mismo mencionó en su llegada a la diócesis en 2008. “Vos tenes que salir y brotar estas periferias geográficas y existenciales”, agregó.

Todas las fotos de la misa

Nuevo administrador de San Vicente Ferrer

Destacó antes el servicio y la fidelidad del padre Rocchio: “Cuando bendecimos una boda, decimos `en la salud y en la enfermedad´, la fidelidad en todo tiempo, queremos agradecer la fidelidad en el ministerio presbiteral del padre Francisco, 26 años acompañando esta comunidad, en la salud y en la enfermedad”, dijo. Y recordó que hace 34 años, un 25 de diciembre, Rocchio bautizó al nuevo administrador parroquial: “Qué gracia de Dios”.

Mencionó además las prioridades diocesanas y remarcó la necesidad de un “laicado adulto” que “tiene el encargo de anunciar a todos la Buena Noticia de Jesús”: “La Iglesia nos invita a este ministerio magnifico, abierto y misionero que propone el papa Francisco, ser callejeros de la fe; los laicos son los que acompañan la misión, los sacerdotes no pueden todo”, y pidió al final: “Recen y cuiden a los sacerdotes”.

El nuevo administrador fue acompañado por un grupo numeroso de fieles de la parroquia Nuestra Señora de Itatí (Banfield), donde los últimos años se desempeñó como vicario parroquial.

La misa -concelebrada por el obispo auxiliar, monseñor Jorge Torres Carbonell; el párroco de Itatí, monseñor Mirko Grbec; los presbíteros Andrés Vallejos y Arnaldo Villalba, y los sacerdotes de las parroquias vecinas de Guernica y Alejandro Korn- contó también con la presencia de familiares, funcionarios del Municipio de San Vicente e integrantes del colegio parroquial.